La llegada de un bebé suele ser una pequeña “revolución” para muchas familias. El postparto, también llamado puerperio, se trata de un momento de mucha novedad e importantes cambios para todos los miembros de la unidad familiar. A eso se suma que vivimos un período de alta complejidad por la emergencia del COVID-19.

Un estudio realizado por la Universidad de Alberta (Canadá) 1 pone en evidencia la influencia de la crisis sanitaria en el puerperio. El 41% de las 900 mujeres participantes informaron síntomas de depresión materna frente al 15% en el período previo a la pandemia. Además, el número de mujeres que han experimentado un incremento de los síntomas de ansiedad aumentó del 29% al 72%.

¿Pero y los bebés? Se sabe que la calidad de la atención familiar, factor esencial para el desarrollo adecuado en los primeros años de vida, depende de unas buenas condiciones psicosociales, sanitarias y económicas. Los bebés ya nacen con la capacidad de filtrar la información de su entorno, y se desarrollan en la interacción con el ambiente físico, social y afectivo. En las primeras etapas del desarrollo, se guían por las experiencias y por la observación de sus padres o familiares. Así que es fundamental que los cuidadores principales se sientan emocionalmente capaces y disponibles para establecer un vínculo con este bebé.

En este contexto, aquí os dejamos algunas sugerencias para lidiar con la llegada de un bebé y hacer frente al posparto en tiempos de Covid-19:

-Primero, recuerde: ¡El distanciamiento es social y no afectivo! Muchos estudios confirman la importancia del apoyo social en el puerperio para el bienestar familiar. Puedes hacer videollamadas con la familia y los amigos para aliviar el sentimiento de soledad y aprovechar para pedir consejos sobre tu bebé. La participación del bebé en la conversación le ayudará a interactuar con otras personas, aunque sea por la pantalla. Un proverbio africano dice que “para criar a un hijo o una hija hace falta una tribu entera”.

– Para los momentos de sobrecarga, siéntate y respira lentamente durante unos minutos, vigilando tu respiración o escúcha tu música favorita. Al escuchar música o meditar/respirar producimos hormonas relacionadas con la emoción y el bienestar, que combaten la ansiedad y el estrés. Hay apps gratuitas como Serenmind o Lojong que te pueden ayudar en estos momentos.

Copia al bebé. ¿Sabías que los bebés ya nacen con la capacidad de imitar a otros seres humanos? Esta actividad te invita a conectarte con su bebé a través de interacciones de «ida y vuelta». Cuando el bebé esté tranquilo, siéntate con él o ella de frente y haz contacto visual. Mientras parpadea, saca la lengua, mira o mueve los brazos, los padres pueden imitar suavemente estos gestos y movimientos. Estos momentos tranquilos de sintonía con el bebé pueden ser tranquilizadores tanto para los padres como para el pequeño.

– Juega a «encontrar cinco cosas». Esta es una actividad de atención que nos ayuda a centrarnos en el momento presente. Observa a tu bebé y encuentra cinco detalles especiales sobre él o ella: el pliegue de su panza, la curva de su oreja, la forma de su dedo gordo del pie. Este momento de atención y conexión le encantará al bebé y promoverá vuestro vínculo.

Todos estamos afrontando la difícil tarea de equilibrar nuestros diferentes roles y demandas en este momento, incluyendo ser padres y madres. Si observas cambios en tu estado de ánimo, con un empeoramiento de los sentimientos como la tristeza y la angustia, puede ser importante buscar ayuda profesional. No te olvides que esta pandemia es un capítulo más en el largo proceso de la crianza.

Escrito por: Suelen Marques de Almeida

1Davenport, M. H., Meyer, S., Meah, V. L., Strynadka, M. C., & Khurana, R. (2020). Moms Are Not OK: COVID-19 and Maternal Mental Health. Frontiers in Global Women’s Health, 1, 1.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.