El confinamiento caracterizado por sensaciones y vivencias dispares ha dejado huella en cada uno de nosotros.  Tampoco ha dejado indiferentes a las familias y sus hijos con TDAH que, en su mayoría, han sufrido estrés y descontrol emocional, empeorándose los problemas de comportamiento y el estado de ánimo negativo (Zhang, J. et al.,2020).

Durante este periodo, debido a la sintomatología hiperactiva e impulsiva del menor, el ambiente familiar se ha podido definir por las dificultades en la convivencia y los retos constantes para realizar las tareas de la escuela. La falta de adaptación de materiales escolares, las limitaciones para realizar una actividad física satisfactoria y el posible uso excesivo de la tablet y el ordenador han podido incrementar la sintomatología propia del TDAH.

No obstante, el confinamiento también ha podido propiciar experiencias gratificantes. Muchos padres han tenido la oportunidad y el tiempo suficiente para detectar y comprender las necesidades (emocionales, escolares, físicas, etc..) de sus hijos, y responder positivamente a ellas: compartiendo espacios para hablar y expresarse, participando en familia en juegos físicos y juegos de mesa, etc… Por lo tanto, este ambiente familiar ha podido favorecer estabilidad y seguridad en algunos niños.

Sin embargo, puede preocuparos cómo será la vuelta al cole, y cómo puede afectarles a vuestros hijos. Por ello y para favorecer una adecuada adaptación, desde Psicología Noguerol os recomendamos las siguientes pautas:

  • Hable con los profesores y coménteles su experiencia durante el confinamiento. Cuéntele qué estructura se llevó a cabo, qué tipos de ayudas pudo necesitar, cuáles funcionaron y cuáles no, etc… La adecuada coordinación con el colegio puede favorecer una adaptación apropiada y una integración positiva con los compañeros.                               
  • Adelántese a explicarle cómo las medidas de prevención del COVID-19 pueden afectarle en la dinámica del aula. Esto es, la posibilidad de que esté separado de sus compañeros en el aula y las consecuencias de acercarse, tocarlos, de coger objetos del aula sin permiso del profesor, la necesidad del lavado de manos frecuente, que los profesores quizás no van a poder dedicar el tiempo que dedicaban mamá/papá durante el confinamiento porque hay más compañeros. Esto es especialmente necesario debido a la impulsividad que presentan, que puede generarles estrés y frustración.
  • Dote a su hijo de recursos personales, que le han podido funcionar durante el confinamiento, para favorecer su autonomía, y de alternativas al contacto físico.
  • Escuche y resuelva todas las inquietudes de su hijo sobre el COVID 19. Aunque ya lo haya hecho con anterioridad.

Esta situación es compleja, pero con perseverancia, dedicación, y paciencia ES POSIBLE que se produzcan cambios positivos en usted, en su familia y en su hijo/s con TDAH.

Escrito por: Sandra Coruña Blanco

  1. Zhang, J., Shuai, L., Yu, H., Wang, Z., Qiu, M., Lu, L., … & Chen, R. (2020). Acute stress, behavioural symptoms and mood states among school-age children with attention-deficit/hyperactive disorder during the COVID-19 outbreak. Asian journal of psychiatry, 51, 102077.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.